Siembra, cosecha y cuidados de la planta de maní

Para empezar nuestro cultivo o siembra de la planta de maní, tenemos que conocer sus características en primer lugar, para así poder conocer lo que cultivaremos en nuestra casa, o en una siembra.

La planta de cacahuate se caracteriza por su proceso de crecimiento que es bastante distinguido entre otras plantas. Sus flores son de color amarillo y tienen un sistema de auto polinización.

Cuando están polinizados sus delicados pétalos, tienden a caerse. Las espigas que crecen justo por debajo de los ovarios, se alargan y abren su camino para así poder crecer debajo del suelo.

Por debajo de los ovarios, se forma una pequeña vaina en la punta de cada espiga. A medida que el tiempo avanza, las vainas se abrirán formando así el fruto llamado maní.

Podemos deducir así que el fruto crece en las espigas, no por medio de las raíces de la planta.

¿Qué debemos de tener en cuenta a la hora de sembrar el maní?

En primer lugar, debemos adquirir la semilla en una tienda de jardinería para que tengamos resultados más óptimos. La semilla tiene que permanecer en su cascara hasta que sea plantada para evitar su resequedad.

El maní tiene un ciclo de crecimiento especial y bastante largo, aproximadamente desde 120 a 140 días sin heladas para que ella pueda alcanzar su madurez y así podamos cosecharla.

El maní debe ser cultivado en regiones con temperaturas medias desde 20 a 30 grados centígrados. Mantener estas temperaturas es altamente importante durante su ciclo de crecimiento, ya que la planta no soporta bajas temperaturas y necesita de luz solar directa.

Asimismo, si se realizara el cultivo en una pequeña maceta, tiene que tener 10 cm de profundidad y deben ser trasplantadas cuando midan entre 10 a 15cm, se llena con tierra húmeda. Se debe colocar y presionar la semilla para cubrirla con un aproximado de 2 cm de tierra.

A la hora de retirar la cascara de la semilla cuando se esté plantando, debemos tener precaución de no quitar la capa de color marrón que tienen, ya que, probablemente la semilla no germine y afecte su crecimiento.

En su cultivo, el maní requiere de suelos ricos en materia orgánica, y con un pH entre 5 o 6, pero no mayor. El espacio adecuado para su crecimiento entre plantas en una siembra, debe tener desde 15 a 30cm y de 60 a 80cm entre hileras.

Se deben regar las plantas de cacahuate frecuentemente y por abundancia en las primeras etapas de su crecimiento, la resequedad de la planta puede afectar el desarrollo de sus frutos.

¿ Necesita la planta de maní o cacahuate algún tipo de fertilizante para su cuidado y/o crecimiento?

Evitemos el uso de fertilizantes con altos niveles de nitrógeno, ya que el maní provee su propio nitrógeno. Si optamos por agregarle más nitrógeno por medio de fertilizantes, se desarrollara una planta que produce pocas frutas.

Cuando las plantas presenten florecimiento, podemos empezar a tratarlas con fertilizantes ricos en calcio, estaríamos ayudando a la planta a maximizar la formación de su fruto seco.

La utilización de insecticidas es opcional en las plantas de maní, ellas no son por lo general, víctimas de pestes o variedad de insectos.

Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que algunos insectos pueden llegar a sernos molestos, tales como los escarabajos, gusanos cortadores, entre otros. Los insectos atacan devorándose a la planta en un periodo lento, pero seguro.

Por lo tanto, a la hora de rociar la planta, procura usar pesticidas a base de piretrina, ya que la piretrina es de uso doméstico y no llega a ser muy toxico. Pero si tomamos la decisión de un pesticida orgánico, se puede espolvorear las hojas utilizando pimienta roja.

¿Qué tenemos que hacer para cuidar la planta en su proceso de crecimiento?

El cuidado diario de la planta de maní es importante, ya que si descuidamos dicha planta, podríamos afectar en su crecimiento y producción de frutos.

Una semana después de haber sembrado la planta,  se debe soltar la tierra cuando alcancen una altura aproximadamente de 15cm, se realizara cavando ligeramente y con cuidado alrededor de ella para así soltar la tierra.

La planta formara ramas a medida que vaya desarrollándose conforme pasa el tiempo y vaya creciendo, estas ramas producirán flores. Las flores se marchitaran y se bajaran, pero no se pueden se arrancadas, por lo contrario afectaras el crecimiento de la planta.

Cuando la planta alcance aproximadamente 30cm de altura, apilamos suavemente la tierra alrededor de ella formando una pequeña colina, al momento en que nosotros habremos realizado esta acción, le estaremos favoreciendo a la planta más calor y la protección de sus frutos secos, que van creciendo bajo tierra.

Por otro parte, mantener siempre limpia el área de la planta de cacahuate es sumamente importante para evitar la reproducción y el desarrollo de las malas hierbas. Estas son por lo general muy invasivas que terminar por acaparar el espacio y los nutrientes que nuestra planta necesita.

Podemos evitarlo fácilmente colocando una capa de mantillo (de paja o de pasto cortado). La extendemos 5cm sobre el área inmediatamente de crear las colinas explicadas en el párrafo anterior.

Con esta área de mantillo ya formada podemos evitar las malas hierbas, además de mantener la tierra cálida, suave y un poco húmeda. Recuerda que solo puedes usar mantillo de paja o de pasto cortado que son suaves.

Resulta que, el mantillo pesado de madera no es recomendable usar, ya que es muy pesado y algunas vainas que se generan de forma adicionales no podrán abrirse camino a través del suelo para producir el fruto.

Que hacer si tu planta de mani o cacahuate esta siendo invadida por animales.

Podemos optar con proteger nuestras plantas de cacahuate con un cerco de malla para así poder evitar las amenazas que tienen las plantas, tales como las ardillas, entre otros roedores. De esta forma podemos mantenerlos lejos de nuestro cultivo.

Se debe enterrar la malla alrededor de ella aproximadamente de 5 a 7cm, ya que dichos animales buscan cavar y desenterrar el fruto para comérselo.

¿Qué pasa si no cuido diariamente mi cultivo de cacahuate o maní?

Si no le prestamos atención diariamente a nuestro cultivo, la planta llegara a enfermarse prolongadamente. Las enfermedades más comunes que puede tener la planta de maní son:

  • Marchitez Bacteriana: Los síntomas comunes de esta enfermedad es el marchitamiento de las hojas, seguido de la repentina muerte de la planta. Se puede solucionar tratando de evitar suelos infectados, en caso de que lo estén, usa abono para sanearlos y evitar su reproducción, ya que esta enfermedad es preventiva.
  • Hoja Manchada: Esta enfermedad solo actúa en presencia de la humedad en abundancia. Se puede solucionar aplicándole cuidadosamente azufre en polvo para evitar dicha reproducción.
  • Roya (puccinia arachidis): Esta enfermedad afecta de forma directa a las plantaciones de cacahuates o maníes, provocando manchas en la planta. Es solucionable adquiriendo Chistosan, que es muy beneficioso porque evita la reproducción de esporas de la Roya reduciéndolas a lo más mínimo posible, y además, el chistosan nos fortalece nuestra planta.
  • Trips del tabaco: Es una enfermedad y a su vez una plaga de insecto que afecta a nuestra planta de maní en su crecimiento y desarrollo, ya que la planta aun esta joven y no esta fuerte del todo. El ataque de este tipo de enfermedad o plaga es altamente severo y daña la calidad el fruto. Se puede solucionar solo si el ataque aún no ha sido altamente fuerte, debemos actuar de forma inmediata optando por elegir un herbicida adecuado para este tipo de planta y hacerle uso adecuado.

Su cosecha y almacenamiento.

Después de 5 a 6 meses de su siembra, ya podemos cosechar los cacahuates. Se deben cosechar antes de la primera helada en otoño, ya que el maní esta aun sensible a esas bajas temperaturas.

Visualmente la planta se volverá amarilla y se empezara a caer.

Se extrae toda la planta con cuidado, utilizando herramientas de extracción jardineras, como el trinche.

La planta ya extraída tiene que ser llevada a un lugar cerrado y seco, no pueden ser expuestas a la lluvia o la humedad.

Asimismo, las raíces y vainas deben estar expuestas al sol durante una o dos semanas aproximadamente. Se arrancan los frutos secos y se dejan secar en el mismo lugar cálido y seco.

Para poder conservar los cacahuates, se deben dejar en su cascara y envasarlos en un recipiente hermético y llevarlo a la refrigeradora por lo menos 6 meses. Si no se refrigeran, los cacahuates solo pueden durar en su estado más óptimo 3 meses, almacenándolo en un lugar oscuro y seco.

Otra opción podría ser tostar los manís, horneándolos a una temperatura de aproximadamente 180 grados Celsius, por 20 minutos. Después de horneados, podemos guárdalos en un lugar seco, para otra ocasión.

Si la cosecha tuvo lugar en un suelo húmedo, es probable la presencia de un hongo llamado Aspergillus flavus. Mayormente este aparecerá si se retrasa el secado del fruto o se almacena de manera incorrecta.

Como resultado, este hongo produce aflatoxinas, que es una sustancia altamente tóxica para nuestra salud.